Quien quiere cambiar las cosas, busca la manera. Quien no, busca la excusa.

24.6.11

4 Meses Antes.

Cuatro meses antes, Samu tenía pareja estable, con la que pensaba arreglar papeles, tener hijos y comprar una pequeña casita en Fuerteventura para formar una nueva vida haciendo artesanía junto al mar. Samu por primera vez se sentía en su casa, su hogar, trabajaba como una bestia para hacer que todo funcionara, pero en su ilusorio estado de felicidad no era capaz de ver que para que algo funcione han de querer todas las partes.

Hoy ya no soy ese Samu. A ese Samu su pareja lo echó de casa como a la bolsa de basura, por ser honesto. Ese Samu perdió su hogar, su ilusión, sus futuros hijos, y casi se tuvo que hacer una hoguera, con los papeles que no llegó a formalizar, debajo de algún puente para mantenerse bajo techo. Suerte para aquel Samu, que como este, tiene grandes amigos, una familia incondicional, apoyos fuertes y sólidos, como antes, como ahora, como siempre, porque Samu, el de ayer y el de ahora, el  yo actual, siempre juega de cara con su gente... Las personas que a lo largo de mi vida me han demostrado que merecen la pena, y me aprecian, lo hacen entre otras cosas porque soy honesto. Desconfío de quien no es capaz de valorar la honestidad.

Hoy, yo, vivo en otro lugar de la misma ciudad, solo, y lo hago a un  ritmo de actividad agotador, pero que me encanta. De hace 4 meses a acá tengo tanto que agraceder y por lo que sentirme dichoso que no podría parar de enumerar en horas. De hace 4 meses para acá he reaprendido a valorar la soledad, y a hartarme de ella, y he podido viajar un poco, pero viajar, al fin y al cabo; me he despedido de alguien querido, con la paz de saber que no deseaba sufrir así; me he ilusionado con alguna mirada y luego me reí de mi candidez, me he reconciliado con 2 personas esenciales en mi vida; he recogido los trozos hechos miga de mis ilusiones anteriores, y como pensar en ellas me daba rabia, asco y pena, me lavé la cara al tercer día y empecé a dibujarme otras más bonitas y mejores; he conocido a gente maravillosa; y me embarqué en proyectos sensacionales.

Hoy, yo, estoy feliz, cansadito... hoy también dormiré 5 horas.... Pero feliz de retomar este blog, hace mucho que pensaba en esto,  y aquí estoy. Aunque 4 meses antes, jamás lo hubiera imaginado.

PD: Ánimo a esas dos grandes familias que tan mal lo están pasando en estos momentos. En ese sentido, estoy profundamente dolido, pero no me veo preparado para decir más.

2 comentarios:

Cabalgatas y Disertaciones dijo...

El caballo de Atila!!!!?...porque ese nombre? O será acaso que sientes que en la otra vida fuiste el caballo de atila?....yo si lo he pensado respecto a la mia.
Te felicito por compartir "4 meses antes"
Dame la receta porfa... mi vida se destruyo hace 4 meses antes

Samu dijo...

El nombre es porque, a veces, hay que arrasar todo tras nuestros pasos para no tener la tentación de volver. Porque, a veces, es absolutamente necesario e imprescindible. Por que todos hemos deseado devastarlo todo alguna vez.

No hay receta, sólo podría divagar, invocar un puñado de lugares comunes... Sólo uno sabe como y cuando ha asesinado al dolor y sólo uno puede hacerlo... La supervivencia es una gran arma. Se puede elegir entre vivir o ser un despojo, y yo ante la necesidad urgentísima de solucionar mi supervivencia, mi día a día, perdí todo tipo de compasión con mis agresores (externos e internos).
Imagína que no recordaras nada de los días anteriores al despertarte. Sabes lo que tienes que hacer... tienes conocimientos, pero no recuerdos, y no fueras capaz ni de recordar que no tienes recuerdos. ¿Vivirías atormentada? No lo creo.
Creo que ese es el secreto. Nada del pasado, ni del futuro, existe; no es real... Sólo existe en forma de células en nuestra cabeza... Intento no complicarme a cuentas de lo que no existe.
Un abrazo.