Quien quiere cambiar las cosas, busca la manera. Quien no, busca la excusa.

21.1.08

Croquetas Veganas de Zanahoria

Receta de las Croquetas de Zanahoria Veganas

Ingredientes para unas 20 croquetas normales:
  • 1 bote de garbanzos cocidos.
  • 2 Zanahoras medianas o grandes.
  • Pan Rallado.
  • Para el empanado vegetariano: 2 o 3 Huevos.
  • Para el empanado vegano: Harina de Garbanzos.
  • Perejil.
  • Ajo Molido.
  • Pimenton Dulce.
  • Otras especias al gusto.
  • Sal.
  • Agua.
  • Aceite (para freir las croquetas).
Preparación:
  1. Escurre los garbanzos y pasalos por la batidora cuando no quede líquido, de modo, que cuando los garbanzos estén triturados te quede una masa más o menos compacta.
  2. Ahora has de rallar la zanahorias en tiras muy pequeñitas, pero sin llegar a convertirlas en puré.
  3. Ahora deberías echar el pimentón y el ajo, a tu gusto en la masa de garbanzos y mezclarlo todo bien con las tiritas de zanahoria. Si quieres, añade sal.
  4. Ahora preparamos el empanado: Si es con huevos, sólo bate 2 de ellos. Si es con harina de garbanzos has de mezclarla con agua de modo que la proporción usada te de como resultado una textura similar a la del huevo batido. En ambos casos añade el perejil.
  5. Ahora viene el punto clave, el empanado:
    1. Prepara 2 platos hondos o cuencos y una fuente o plato grande. En los primeros tendrás el preparado de empanar (huevo o harina de garbanzo) y pan rallado, respectivamente. En la fuente iremos colocando las croquetas preparadas.
    2. Ahora dividiremos la masa en croquetas:
      1. Cogemos un pellizco de la masa y le damos forma de croqueta.
      2. Bañamos la croqueta en el preparado y la escurrimos para que no chorree.
      3. Pasamos la croqueta por el pan rallado, cubriéndola entera (el pan rallado ha de adherirse).
      4. La dejamos reposar en la fuente y vamos a la siguiente. Y así hasta que tengamos todas las croquetas listas.
    3. Si quieres, puedes re-empanar las croquetas siguiendo el paso anterior. Yo lo aconsejo, ya que quedaran más bonitas y será más difícil que se desmoronen al freirlas.
  6. Freir hasta que les veas ese color doradito de las croquetas de mamá, la tía o la abuela; o en su defecto, el de las de las fotos que hay los paquetes de croquetas congeladas.
  7. ¡¡¡Ñam Ñam Ñam!!!
Consejos:
  • El aceite ha de estar caliente, así que si no estas segur@ de que esto sea así, no eches a la sarten o freidora varias croquetas. Prueba con una y si ves que al echarla al aceite, no salen ni pequeñas burbujitas, ni se mueve, ni suena ni nada -es decir, no se está friendo nada- , saca tu croqueta cobaya y prueba en uno o dos minutos. Pero tampoco dejes que el aceite se queme o, probablemente, tus croquetas serán un truño.
  • Si no te gusta la zanahoria y/o los garbanzos, así te gustará/n. Si el problema es la zanahoria, puedes hacer croquetas de cualquier cosa. Mi madre ha hecho hasta de almejas (aunque eso no es vegetariano, ya se...).
  • Un buen truco, si tienes tiempo, es dejar que el empanado se asiente tras empanar las croquetas por primera vez, en vez de freir o re-empanar directamente. Espera un ratito, antes de volver a la carga (fregando la batidora, el rallador y lo que hayas usado, puedes hacer tiempo -y ahorrartelo después-).
¡Buen provecho!